domingo, 12 de noviembre de 2017

MARCADA POR MIS MACHOS

Uno de los grandes fetiches de los machos que se follan a mujeres calientes (hotwife) es dejar una abundante corrida en algún lugar de su cuerpo. Es una manera de decir al marido, mira como me he follado a tu mujercita y con qué gusto ha recibido mi leche calentita. Si lees encuestas por internet, los lugares donde prefieren dejar su corrida los machos son los siguientes:



Profundo en la vagina- salvo mi marido, ninguno lo ha hecho.
 


En la cara- sin duda es uno de sus lugares favoritos, porque todos me lo quieren hacer. De momento, solo lo hago con mi marido. Aunque en nuestro contrato, se me permite hacerlo……


En la boca y tragando- si el anterior era de los favoritos, este lo supera. Supongo que os apasiona por el poder del macho sobre la hembra, ponerla de rodillas a lamer y abrir la boca para recibir la leche calentita. Desde luego, es bastante típico en los vídeos pornográficos (para hombres). Yo lo hago con mi marido y no creo que lo haga con nadie más, pero nunca se sabe hasta qué punto me puede emputecer un macho.

Esta no soy yo

Encima del culo- es otro lugar tradicional y eso sí lo han hecho varios de mis machos. Dicen que les gusta follarme a lo perrito y dejar su semilla encima de mi culo.


Encima de mi coño- digamos que es una variante light de correrse dentro de mi coño. Eso lo han hecho dos machos y es morboso. Pero siendo sincera, en el momento previo tanto ellos como yo preferimos sentir la corrida en el interior de mi conejito.




En mis tetas- otro de los clásicos y que me lo han hecho varios machos. Les encanta que se la chupe con pasión y ofrecer mis tetas para que dejen su leche. Me encanta cuando la corrida es abundante y me llenas las tetas de leche. Lo malo es que no siempre se apunta bien y acaba en otros lugares, pero bueno.






Y a vosotros, donde os gusta más dejar vuestra leche calentita?

domingo, 29 de octubre de 2017

DESCUIDOS O NO?

La exhibición sutil es uno de los juegos que nos gustan a las parejas de hotwife. A nosotros nos gusta mucho hacer pequeñas exhibiciones en lugares públicos o privados, pero con posibilidad de que nos vean. Algunos de los juegos que hemos hecho son:

Ir casi desnuda por la noche en el coche mientras me masturbo y adelantar a los camiones despacio para que me vean.




Levantarme el vestido sin nada debajo en alguna calle, ascensor o pasillos de hotel


Abrir bien la ventana del baño mientras me ducho



Abrir mis piernas en alguna terraza con gente (siempre adulta y mejor si solo hay hombres)



Follar con mi marido o alguno de mis machos con las cortinas abiertas

Follar en el coche en alguna calle por la noche



Meterme mano y follar con uno de mis machos en un baño público




Así que atento, porque cada vez somos más hotwives por las calles y puedes ser testigo de unos de esos descuidos, o no.

sábado, 7 de octubre de 2017

MI PRIMERA NOCHE CON MI AMANTE

Después de más de dos años de evolución a hotwife, una de las fantasías que quería cumplir era la de pasar una noche entera con alguno de mis machos. Hasta ahora, los planes se limitaban a una mañana, una tarde o parte de la noche. Cómo pone en el título, la noche sería con mi amante, es decir, mi macho favorito, con el que he tenido varias citas, nos llevamos muy bien, me folla de maravilla y tiene una polla que me encanta.

La cita se organizó un día entre semana dentro de las vacaciones. Fue muy morboso elegir la ropa y preparar un pequeño equipaje con el cepillo de dientes, un camisón muy sexy y muchos condones.


Había alquilado un apartamento y nos veríamos a las 22.30. No hace falta decir que el plan era pasar gran parte de la noche follando y hacer partícipe a mi marido con fotos, videos y audios. Llegó la hora y yo estaba muy excitada por la situación, iba a tener esa polla, que me vuelve loca, durante muchas horas.



Fuimos al apartamento y el plan no empezó muy bien, era de aspecto ochentero y sin apenas luz. Una pena porque las vistas de la ciudad eran magníficas. El asunto fotográfico se truncó debido a la ausencia de luz y a un problema técnico con mi dispositivo móvil. Pero el plan real era follar como animales y eso no iba a fallar. Por lo que informé a mi marido de la situación y me dijo que disfrutase al máximo.


Mi amante tardó poco en quitarme la ropa, con lo guapa que iba con mi falda, blusa, tacones, tobillera de as de picas y mi tanga blanco virginal. Rápidamente, me empezó a lamer mi húmeda vagina, mientras me acariciaba mis duros pezones, que caliente estaba. Después empecé yo a comerme esa hermosa polla que tiene grande y muy dura. El primer polvo no fue largo, nos teníamos muchas ganas y después de follar en varias posturas, tuve un largo orgasmo cabalgando encima de él. Le pregunté donde quería darme su leche y me dijo que en las tetas, por lo que se la empecé a chupar con mucha pasión hasta que se empezó a correr abundantemente por mis tetas, cuello, pelo. Cómo me gustan las corridas abundantes de mi amante. Nos duchamos y apenas eran las 00.00, la noche sólo había comenzado.


Envié alguna foto a mi marido, mientras mi amante bajaba a algún lugar cercano a comprar agua y algo más para picar. Pusimos el aire acondicionado en la habitación, la temperatura había subido mucho y la atmósfera olía a sexo.

Os podéis imaginar el resto. Desde las 00.00 hasta la 4.00 mi amante me folló unas 4-5 veces más. Era un no parar, hablábamos un poco en la cama sobre temas triviales o nos decíamos alguna confidencia y empezaba a notar su hermosa polla ponerse dura, por lo que nos empezábamos a dar besos lascivos como auténticos amantes y comenzaba una nueva sesión de sexo con mamadas (como me gusta chupar una buena polla), lamidas de pezones y abrir mis piernas, en diferentes posturas, para sentir su polla dentro de mí. Las posturas eran de lo más variadas, misionero, perrito, cabalgando, etc. Todas esas veces mi amante se corrió profundo en mi vagina (de momento con condón), me encanta la sensación de notar las palpitaciones de su polla dentro de mi coño que, por cierto, a pesar de tantas embestidas seguía estando bien húmedo.


Entre uno y otro nos dábamos una ducha y nos enjabonábamos mutuamente, ese momento  me gusta mucho porque es muy tierno y me gusta dejar su cuerpo y polla bien limpios para lo que vendrá después. También me hizo un masaje con una crema muy rica que trajo para la ocasión. Disfruté de un largo masaje en mi espalda y piernas (tengo que decir que muy bien dado). Mi marido debía estar atacado porque apenas podíamos hacer fotos por la luz y hacer videos era imposible. Pero me imagino su cara cuando a horas prohibidas (2.00, 3.00, 4.00) de repente recibía en el washapp una foto de la zorra de su mujer comiendo una polla, una foto con mi amante en la cama desnudos entre uno y otro polvo o un audio que le envié donde mi amante me está follando y le pido que me la meta hasta el fondo. Son cosas de una esposa caliente. Finalmente, a las 4.00 nos dormimos y dejamos pasar el resto de la noche.


A la mañana siguiente (7.00) nos pusimos el despertador porque yo debía volver a casa, mi marido trabajaba. Por supuesto, mi amante cumplió con una última follada mañanera, que me encanta porque el cuerpo está descansado, aunque debo decir que muy descansado no estaba, jeje. Nos dimos nuestra última ducha y a la calle como si nada hubiera pasado.


Así paso mi primera noche con mi amante, en la que me folló unas seis veces. Por supuesto, tendremos más noches, pero con algunos cambios:

  • Iremos a un sitio más moderno
  • Con buena luz, para podernos hacer buenas fotos y videos y que mi marido pueda participar más en la distancia.
  • Cambié mi móvil por uno más moderno, preparado para hacer fotos y vídeos de calidad. La próxima vez tendremos que hacer mejores fotos y vídeos.
  • Si tiene jacuzzi, mejor
  • Y sin tener que madrugar al día siguiente



Esa fue mi primera noche con mi amante, espero que os haya gustado porque a nosotros nos encantó. 

viernes, 29 de septiembre de 2017

PLAYA NUDISTA

Este año he vuelto a cumplir con la tradición de hacer un poco de nudismo en la playa. La verdad es que la sensación de estar libre de ropa con el cuerpo al sol es muy gratificante. Lo mejor son los baños donde se elimina la incomodidad de notar el biquini mojado y estar en contacto directo con la naturaleza.



Es curioso el morbo que despiertan las playas nudistas, puedes ir con un biquini muy pequeño y sentirte tranquila, pero al quedarte sin ropa te sientes sin protección. Allí nadie puede esconder sus virtudes y defectos.



Lo más divertido de las playas son las miradas furtivas, allí nadie mira directamente. Todo son disimulos. Sobre todo cuando ves pasar a parejas de textiles y el marido mira disimuladamente. Me encanta abrir mis piernas y exponer mi coño a esas miradas.



Otro momento muy morboso es cuando sales de la seguridad de tu toalla y vas al agua. Allí las miradas son más directas porque a todos nos gusta mirar al mar (y si hay una sirena, mejor). La parte mejor es cuando sales del agua con los pezones bien duros y el agua resbalando por todo tu cuerpo.




Una cosa que nunca he realizado y no me parece nada cómoda es practicar sexo en la playa. Es muy idílico, pero la sensación de la sal en el cuerpo, la arena por todas partes, me parecen grandes impedimentos para animarme. ¿Alguien que lo haya practicado, puede decirme su experiencia?